SUPLEMENTOS

 

Un producto dietético (suplemento) es aquél producto alimenticio elaborado para satisfacer necesidades nutricionales concretas de determinados colectivos generalmente sanos (niños, bebes, mujeres lactantes, deportistas, etc.). Los productos dietéticos no son fármacos porque no curan. Sin embargo, a veces pueden ser útiles para personas con determinados problemas de salud (enfermedad celíaca, mala absorción, etc.).

 

¿QUÉ SON LOS SUPLEMENTOS DEPORTIVOS?

 

También llamados complementos de la dieta, son concentrados de uno o varios nutrientes. Pueden ser vitaminas, minerales, aminoácidos, extractos vegetales, proteínas, etc. presentados solos o en combinación con otros para aumentar su efectividad.

Por ejemplo, la glutamina junto a la taurina; la colina, el inositol y las vitaminas del grupo B; la creatina con carbohidratos, etc. Las presentaciones de los suplementos suelen ser en forma de polvo, cápsulas, comprimidos o líquidos, siempre intentando cuando sea posible añadirle un sabor y aroma agradable que motive al consumidor.

Nunca se pueden utilizar nutrientes de utilidad cuestionables o principios activos medicamentosos en la elaboración de estos productos. Por tanto, cuando compremos o tomemos algún suplemento dietético, debemos tener la tranquilidad de que no estamos tomando una sustancia que pueda perjudicar a nuestro organismo o que pueda provocar un resultado positivo en el control de dopaje. De hecho, todos los suplementos son productos inofensivos, sin efectos secundarios ni efectos adversos a corto o largo plazo.

 

Por el contrario, son sustancias que completan la dieta a la vez que van a mejorar nuestro rendimiento deportivo, de forma natural y eficaz. La pregunta que podríamos hacernos es: ¿para qué necesitamos tomar suplementos, si teóricamente una dieta completa debería cubrir todas nuestras necesidades nutricionales? Pues justamente por eso, porque es una teoría; la práctica nos demuestra lo contrario.

 

Los alimentos hoy en día varían mucho en cuanto a su contenido nutritivo por muchas razones: por los procesos tecnológicos, por el tipo de elaboración culinaria, por los contaminantes (abonos, pesticidas, fármacos), por las diferentes características de cada alimento, etc. Pero además, (y esto consideramos que a estas alturas ya no puede ser discutido por nadie), los atletas, debido a que realizan una actividad y un esfuerzo superior a cualquier otro individuo sedentario, necesitan un mayor aporte de nutrientes que el resto de los grupos de población.

 

Por supuesto los suplementos no son milagrosos. Simplemente son una ayuda y deben de integrarse dentro de una dieta de alimentación sana y completa y de un programa de entrenamiento adecuado. Es decir, la clave es la relación ALIMENTACIÓN - SUPLEMENTACION - ENTRENAMIENTO.

¿QUE NO ES UN SUPLEMENTO DEPORTIVO?

Lamentablemente hay productos que erróneamente se les llama suplementos deportivos pero que contienen en sus listas de ingredientes sustancias consideradas como fármacos. Este es el caso de las PROHORMONAS, ESTIMULANTES, O DE LA CAFEÍNA EN CONCENTRACIONES ALTAS.

 

Hay importadores que traen de otros países este tipo de sustancias y los intentan comercializar dentro del grupo de los suplementos dietéticos sin darse cuenta de que están perjudicando la imagen del fitness, están confundiendo a atletas y a deportistas de fin de semana que creen estar tomado una sustancia que les ayuda, sin saber que les puede provocar una suspensión que ponga en peligro toda su carrera deportiva. Y a ambos, porque están poniendo en peligro algo mucho más importante: su SALUD.

 

Los fármacos no son productos dietéticos. Las prohormonas no son productos dietéticos. Es más, son fármacos que pueden modificar nuestro sistema hormonal y no son en absoluto inocuas, por lo que debemos de evitarlas.

Son sustancias peligrosas que además tienen una eficiencia no demostrada. Por lo que hay que valorar sus pros (mínimos) y sus contras (muchos). Pero además solo deben utilizarse bajo estricto control médico.

 

Los estimulantes no son sustancias inofensivas. Tienen un gran número de efectos secundarios (tolerancia, dependencia física y psíquica, nerviosismo, alteraciones cardiacas tales como arritmia o aumento de la presión arterial, e incluso a altas dosis, psicosis, alteraciones del sueño y hasta esquizofrenia).

Algunas de estas sustancias incluidas innecesariamente en los nuevos “suplementos” ellas están incluidas como estimulantes de tipo B en las listas de sustancias prohibidas en el deporte.

 

Recuerda siempre que el DEPORTE ES SALUD y todo aquello que ponga en peligro nuestra salud debemos alejarlo de nuestras vidas, de nuestros deportes y de nuestras mentes.

 

Espero que este artículo te sirva para diferenciar un suplemento deportivo del que no lo es.

Contáctanos

  • Skype
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube Canal

© 2020 by Athlete Coach